Saturday, April 01, 2006

momentos complicados

casi nunca es fácil ver lo que se nos viene encima, que lo más frecuente es andar en babia mientras otros andan con propósito decidido. pero lo cierto es que también es frecuente no querer ver lo obvio, normalmente porque no sabemos qué hacer ante los acontecimientos y, antes que sentirnos desamparados y al albur de fuerzas superiores, preferimos ignorarlos.
sin embargo, no ver o no querer ver no espanta los fantasmas. al contrario, los magnifica y por ende nos humilla hasta hacernos sentir indignos.
para salir del atolladero dicen que es fundamental el autoengaño. y sí, voy a acabar convenciéndome de que es herramienta imprescindible... lo malo es que solo parace estar disposición de quien es capaz del ejercicio... y creo que eso viene con los genes, o con dios, que vaya usted a saber; a mí, a efectos prácticos, la distinción de su origen me resulta indiferente, porque de ni una cosa ni de la otra tengo más idea que su iconografía, una hélice, o es doble hélice?, o un ojo triángulado, o es con intríngulis?
creo que voy a cabar rindiéndome: la paz o está en el bolsillo, o en el talento o en el autoengaño. por lo que se vé, o al menos por lo que yo veo, quienes carecemos de todo estamos abocados a la guerra.
que dios reparta suerte, o al menos que la partida sea interesante.
Post a Comment