Monday, February 19, 2007

juicios para llorar

muchas cosas se ventilan en el juicio del 11-m.
y no habrá mucha gente que lo siga, y menos aún muchos que lo hagan con conocimiento de causa; con fundamento serán bien pocos.
yo esta tarde le he dedicado un buen rato. me ha tocado ver la declaración de abdelmajid bouchar.
no me voy a referir al fondo del asunto.
quiero llorar por las formas.
primero hay que comparar el juicio con los otros juicios que más conocemos: los que copan tarde y noche nuestra parrillas de televisión... desde hace años.
aunque hasta los coches dé policía han tenido que parecerse a los de la tele para que la gente se los tome en serio, la justicia ni siquiera lo ha intentado... lo peor es que incluso parece satisfecha con lo suyo, y aún convencida de que es mejor, infintamente mejor que lo de la tele.
yá sé que esos juicios de la tele ni siquiera se parecen a los juicios de verdad que hay en eeuu.
ya sé que sería impensable que se parecieran, pues no habría dinero en el mundo para alimentar el sistema... ni profesionales para sostenerlo.
pero algo más sí podría intentarse.
empezando por la ley.
no me cabe la menor duda de que la ley de enjuiciamiento criminal, per se, viola el derecho básico a un juicio con igualdad de armas entre defensa y acusación. también el derecho básico a no declarar contra uno mismo. y no me refiero a la aplicación práctica de la ley, que esa no respeta nada de nada. me refiero a la ley misma, a la norma.
de la norma podría predicarse, con justicia plena, el aforismo de toda la vida: dime de qué presumes y te diré de qué careces.
a lo largo de los próximos días o semanas o meses o años iré corrigiendo este post para ir dándole contenido, para ir formulando y articulando lo dicho hasta aquí... pues la verdad es que hay que tener ganas para abordar un proyecto tan baldío...
pero ante el penoso espectáculo visto esta tarde no me queda sino recordar a leandro navarro cuando, saltándose el guión de indio al que matan que le habían asignado en la obra de teatro del colegio, exclamó: tres contra uno, mierda para cada uno... y siguió peleando contra los vaqueros sin doblar la cerviz.
me pregunto qué debería decir el señor bouchar cuando, solo contra el peligro (con el debido respeto, me reafirmo, solo, incluso peor que solo), tiene que enfrentarse contra treinta o cincuenta, a saber contra cuántos.
y lo peor es que no creo que seamos muchos a quienes se nos caiga la cara de vergüenza.
pues lo dicho, aunque me lleve un tiempo, intentaré articular con fundamento por qué el espectáculo judicial visto atenta contra los derechos más básicos de defensa.
pd ya al día siguiente, leo cómo todos los comentaristas en general proclaman la evidencia de las mentiras del señor bouchar... puede que sea así, aunque yo no lo veo tan claro, pero si lo fuera más grave aún sería la soledad del mismo frente a tantos enemigos, más descarada es su indefensión, pues (1) cómo se obtuvieron las primeras declaraciones que al parecer le autoinculpan y que ahora resultan contradictorias? y (2) cómo le ha preparado su defensa para evitar esas contradicciones? a victoria prego, en el mundo, y siguiendo a varios de los abogados de acusaciones, le parece incréible que viviera con 1.600 euros durante un año... joder, si eso fuera fundamento para condenarle. ante lo del adn encontrado en elementos móviles (huesos de dátil y aceitunas) en leganés, tambiéb cabe preguntarse (1) quien se va a suicidar baja la basura?, (2) una actuación de los geos tan fundamental sin que sea grabada, como es habitual? y (3) rodeado de mil policías y coches, se les escapa corriendo?
Post a Comment