Tuesday, April 20, 2010

Así somos, así nos va

Ayer, lunes 18 de abril, habiendo salido a la terraza a fumarme un pitillo (Susan prefiere que no apeste la casa), aproveché para leer algo que casi nunca leo (el editorial de El Mundo) y algo que solo de vez en cuando leo (la columna de Raúl del Pozo). Por supuesto ambos giraban sobre el monotema que toca estos días: las cenizas del volcán islandés y los inconvenientes que está causando, que es que la naturaleza no sabe comportarse como Dios manda.

Con su calidad literaria habitual, el señor Del Pozo nos ofrece un verso iluminador:
Igual podría no oscurecerse, sino borrarse Europa.
Del editorial extraigo estas frases:
Incapacidad para abordar el problema
La opinión pública empieza a pedir explicaciones
Para curarse en salud se optó por lo más fácil
Del Pozo, reinventando la Biblia, nos aclara adonde vamos: a convertirnos en polvo.

El editorial, repitiendo lo de todos los días, nos identifica las causas de la aproximación acelerada a nuestro destino: nuestra incapacidad para aceptar el riesgo de vivir, nuestra propensión a ver la paja en el ojo ajeno y obviar la viga que nos ofusca el propio, y la cobardía provechosa que las circunstrancias anteriores, y nuestra naturaleza, claro, acaban imponiendo.

Es cierto el aviso calderoniano que nos advierte sobre los monstruos que la razón genera, como es falso el aforismo de que el saber no ocupa lugar... pero, coño, ya está bien de nuestra persistencia en
  • opinar sin siquiera hacer el menos esfuerzo por razonar,
  • exigir a los demás lo que nunca estaríamos dispuestos a cumplir,
  • lavarnos las manos como Poncio Pilatos,
  • no asumir que vivir conlleva aproximarnos ineludiblemente a morir, al menos mientras no alcancemos La Singularidad,
  • obviar que el camino es la arriesgada y accidentada vida.
La vida no es vida sin riesgos ni accidentes.

Más nos vale corregir un sistema que aboca a nuestros representantes a curarse en salud a costa de cualquier cosa.

Más nos vale corregir un sistema que nos alienta a exigir sin dar.

Más nos vale corregir un sistema que deifica, en exclusiva, a las personas.

Y más nos vale hacerlo rápido.
Post a Comment