Tuesday, April 15, 2008

rafael azcona, un hombre generoso

ayer acompañamos a susan, daniel y bárbara al homenaje que algunos amigos dieron a su marido/padre.

su amigo manuel vicent, breve y sin papeles, dijo que rafael no lo hubiera consentido. aunque es probable que rafael
no hubiera asistido, o que se hubiera quedado charlando con el ascensorista de haberse acercado, no estoy seguro de que se hubiera considerado con derecho a consentir o denegar el acto. pero puede ser que don manuel lleve razón.

yo salí del acto pensando que muchos de quienes más habían hablado con él apenas le habían entendido ni intuido. seguramente es una impresión errónea.

en el acto, un montón de actores parecían leer brevetes de dichos y guiones de rafael. digo parecían porque me niego a escribir leían, que si yo apenas les entendía, seguro que ellos no comprendían nada de lo que tenían entre sus manos.

algunos leyeron emails que les había mandado últimamente. generosos en grado extremo.

me atrevo a indicar que esa era, precisamente, la virtud máxima de rafael azcona, su extrema generosidad para dar lo suyo a quienes con él se sentaban. no me extraña que, como también señaló su amigo manuel, en los banquetes las mesas se pelearan por sentarle. compartir un rato con él era disfrutar.

antes de las anteriores elecciones useñas me preguntó si creía que el ahora propagandista del cambio climático, y entonces aspirante al trono imperial, era el "llamado". a la puerta del chiringuito de la bonoloto próximo a nuestras casas (él no jugaba, no fuera a ser que ganara y tuviera que cumplir con sus declaraciones sobre dejar de trabajar) compartí con él un gesto y una sonrisa, pues bien sabíamos que no lo era.

no sé si el 14 de abril es día emblemático para los españoles aspirantes a republicanos -me creo de que sí-, y dicen que rafael lo era -cómo si hubiera muchos españoles que no- y por eso el día elegido para su homenaje, pero lo cierto es que también ayer se presentaron los nuevos ministros y, como ya es habitual, algunas de las nuevas mandamasas -las más enteradas... y mayores, qué se le va a hacer- lucían el color reivindicativo pertinente. la ministra de la igualdad estaba tan contenta y hablaba tan alto y con tanto poderío que, claro, no se enteró de nada, por más que la vice, que sí, la abrazara y protegiera con ternura mientras la rodeaba del color adecuado.

probablemente, rafael era hombre de izquierdas (o sea, la derecha en el poder, ilusamente izquierdas), como dicen que es el gobierno zp, que vino a despedirle, pero estoy seguro de que le habría preocupado un tanto la seguridad de la joven ministra debutante. aunque vaya usted a saber lo que hubiera pensado un hombre bajito, que la gaditana no está de mal ver... y menos lo estará cuando pronto le arreglen el pelo, como harán.

yo, por si acaso lo necesitara para otra ocasión, me traje el Reservado Academia con el que habían copado casi todas las sillas del evento. terror daba, ver a los académicos que iban ocupando las sillas reservadas.

hoy leo que estuvo su amigo mingote. viendo lo que sin querer ví, lamento no haber visto a quien sí me hubiera gustado ver.

os dejo dos de los últimos libros de rafael reeditados, ambos por ediciones del viento (aunque en su web no me aparecen). el último fue la nueva versión de los ilusos (aquí un enlace a la primera versión, pues a la nueva no lo he encontrado); en el otro Pobre, Paralítico y Muerto te enseña, sin dolor, como un pobre paralítico rebusca entre latas orinientas...
Post a Comment