Saturday, December 09, 2006

diversidad, política y odio

sabemos que del amor al odio apenas hay un paso. casi todos lo hemos podido constatar reiteradamente.
también sabemos que nada hay más fácil que hacer que dos se peleen, pinto contra valdemoro (nunca mejor dicho).
hacer que cooperen es labor de titanes.

sin embargo, apenas sacamos consecuencias de ello cuando abordamos dificilísimos problemas sociales desde la política.

lo más preocupante de lo que hoy ocurre en españa no es el terrorismo (con serlo), sino la frecuencia con la que muchos utilizan (utilizamos) a unos para llenar de mierda a otros: catalanes contra españoles, mujeres contra hombres, pobres contra ricos, sodomitas y lesbianas contra quienes no lo son, curas contra laicos, punkis rojos contra punkis fachas, góticos contra pijos, funcionarios contra todos, y por ahí.

no son los textos legales de los estatutos separatistas, es la generación de desamor y desunión emocionales (y su consiguiente y garantizado boomerang, efecto éste por otro lado conscientemente buscado para que la garganta sea tan profunda que a ninguno de los que se encuentran en una orilla le apetezca el esfuerzo de llegarse al otro lado).

la diversidad parece hoy una palabra mágica llena de connotaciones positivas. quienquiera que se atreva a cuestionar sus virtudes mágicas será inmediatamente descalificado. no obstante, la bella palabra esconde no pocas historias de horror. historias bien a la vista de todos, pero que no podemos reconocer so pena de sufrir el estigma descalificatorio general. así que todos ciegos, hasta que el barco se hunda y nos ahogemos, los unos y los otros.

en su libro affirmative action around the world (2004) (algunos comentarios de sus lectores en amazon), traducido al español, no muy bien, en la editorial gota a gota, como la discriminación positiva en el mundo (2006), el catedrático de stanford, thomas sowell, negro que lleva años estudiando las políticas de discriminación positiva, escribe algo que me parece directamente aplicable a muchos de los enfrentamientos que para mayor beneficio de ciertos grupos, fundamentalmente partidos políticos y activistas sociales profesionales (activistas del lloriqueo por los males que sufren los unos, por culpa... de los otros, claro), están aflorando en españa, dañando las mejores oportunidades de los unos y los otros. Las citas serán largas (págs. 236 y siguientes de la edición española).
"A pesar de la repetición incesante de la palabra 'diversidad' y de los dogmas radicales sobre sus beneficios sociales, los países que han sufrido los conflictos intergupales que suelen acompañar la politización de las diferencias entre grupos han tenido dificultades posteriormente para crear enclaves de homogeneidad como método para reducir los conflictos internos. ... En resumen, quienes han sufrido las consecuencias más severas de las políticas de identidad de grupo luego han recurrido a la reducción local de la diversidad para paliar la polarización y la violencia.
(...)
los disturbios más graves en guetos ocurrieron durante adminsitraciones que publicitaban y exageraban los motivos de queja... esos disturbios disminuyeron de forma abrupta ... cuando las políticas de identidad de grupo se ignoraban o estaban mal vistas. Aquí se produjo la misma pauta que en otros países, donde no eran las disparidades, sino la politización de esas disparidades y el fomento de las políticas de identidad de grupo, las que presagiaban la hostilidad y violencia grupales."

sowell, un poco más adelante, tras describir lo ocurrido en la india con el movimiento de masas shiv sena, nos recuerda y advierte de algo que los españoles de hoy deberíamos tener muy en cuenta:
"lo que un movimiento necesita para sobrevivir no es un conjunto de concesiones ganadas en el pasado , aunque éstas pueden celebrarse, sino un inventario de exigencias pendientes, agravios sin resolver y 'enemigos' con los que lidiar."

donde sowell pone movimiento, pongamos nosotros catalanes, gays, mujeres, inmigrantes, rusos, católicos, o gatos madrileños, por ejemplo. y donde pone concesiones ganadas en el pasado, pongamos la independencia de los paissos catalans, el matrimonio de homosexuales, la igualdad salarial hombre-mujer, etc.

a que nos suena.en ello les va el sueldo a muchos. ¿o no?
pue eso.

pd ah, y nos alegramos de saber que el señor umbral volverá a escribir cuando le pete, si le peta, según nos cuenta hoy en el mundo martín prieto, el marido de la doctora.
Post a Comment