Saturday, August 19, 2006

negro de negro

con ocasión de la reciente muerte de cándido, sus amigos le escriben artículos (por ejemplo, incitatus en su cultiberio del confidencial.com de cacho), y no dejan escapar la ocasión de recordarnos cómo hizo de negro para el abate del valle de los caídos, fray justo pérez de urbel, en la elaboración del santuario católico de la guerra, luego tan celebrado en roma. raúl del pozo, creo, nos recordaba el otro día en el mundo que carlos luis álvarez cobraba unas 25.000 pesetas, de las de entonces.
jaime borrell trabajando de negro en el salvador.
pues bien, no puedo dejar de recordar, pues ya lo dije hace tiempo, cómo mi amigo jaime borrell, ibicenco irónico y guapo que, entre otros quehaceres siempre muy logrados, escribía cuentos la mar de bien (umbral dixit), nos hacía reír hasta hartarnos cuando protestaba porque cándido se quedaba con los mejores santos y solo le pasaba, en su calidad de negro del negro, los más de chichinabo, mayormente africanos de quiénes se carecía de toda noticia, por lo que no le quedaba más remedio que echarle arte al asunto y prácticar sus dotes imaginativas de gran fabulador. el precio que recibía por santo o santa, incluso por virgen mártir, una mínima parte, quiero recordar, del señalado por don raúl como emolumento del negro principal, no daba para viajar a las sabanas y desiertos africanos en busca de datos más precisos sobre los santos y santas, incluso vírgenes, que le caían en suerte.
arte, puro arte, como la vida misma.
juan josé de la calle, acreditado y reconocido documentalista del negro borrell, trabajando.
Post a Comment