Thursday, August 17, 2006

irene b. noonan

dejando atrás los rigores solares padecidos hasta hace poco en madrid, hoy disfrutamos de un día fresco y cubierto, un tanto gris y proclive no sé si a la melancolía o a la introspección, en todo caso a los recuerdos.
ya ayer, charlando al atardecer con maría fernanda, querida amiga que desde hace unos días nos acompaña en casa de larri, recordaba la especial brillantez, por lo que a mí se me alcanza, claro está, de una mujer superior, que ya nos dejó hace más de cuatro años pero sigue con nosotros: irene b. noonan. la b. es de behuncik, su eslovaco nombre familiar de soltera.
irene painted by edward hopper. bridgeport courthouse, 1940.
además de su bonhomía, irene y maría fernanda tenían en común haber trabajado, durante años, en juzgados y, a pesar de ello y no obstante su inteligencia, haber salido impolutas, incluso en su fé en la humanidad y en la divinidad (lo digo por más que yo no creo que tal cosa sea posible, e incluso a pesar de que no creo que en realidad ellas pudieran tener la fé que decían y dicen tener, ni en unos ni en otros). ayer comimos con maría fernanda en pasta nostra (estupendo italiano, con buenas raciones y pizzas de pasta bien fina y crujiente, en la esquina de lópez de hoyos con arturo soria), restaurante que nos enseñó olalla, que vive allí al lado, por intermedio de su mamá, larri, que también comió con nosotros; y también nos acompañó mario, el señor arquitecto, que con susan venía de las obras de casa. qué obras, ya casi a punto de terminar. amén!

Post a Comment