Saturday, March 04, 2006

el socialismo de ayer y de siempre


por si las flies: los amis no son sospechosos, ni son los sospechosos habituales, como ya sabemos... aunque maldita la falta que nos hacía. los 100 millones de muertos sacrificados a mayor gloria del socialismo deben ser duros de reconocer para muchos, pero muertos están, vaya que si lo están. y los que quedan.

nos gustará o no, pero mientras siga igualándose el esfuerzo y la responsabilidad con el funcionario, incluso el cabal, y el pilla-pilla de la caja común (hallazgo ajeno, oído al guasón de radiointereconomía, al menos los viernes, de 01:00-02:30 - tengo que averiguar cómo se llama, joder), solo se atizarán las ascuas de la sumisión, el eogísmo y la envidia, esto es, la destrucción de la libertad y de la creación. y, claro, eso nos fuerza a una nueva rebelión.
mal camino.

ah, gallardón, con su fefé y todo, al prisoe, por favor.
nos tenemos que defender... que los rojos son inasequibles al desaliento, total, siempre juegan con el pro común y a costa del esfuerzo previo de todos.
¿os acordáis de las 600.000 del ala - que no de alá, o sí? - que cobraba el rey del pollo frito por ilustrar con su verbo el pregón del pueblo socialista de turno? no, la pastizarra no salía del bolsillo de sus amigotes ni sus fans, sino del esfuerzo de todos.
joder, con la banda. vaya verbo!

Post a Comment